Propuesta para formar la Cooperativa Integral de las comarcas del medio Vinalopó


  1. Definición de cooperativa integral.
La cooperativa integral es una forma jurídica aceptada por la Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas del estado español que en su artículo 105 dice concretamente:
Se denominarán cooperativas integrales aquéllas que, con independencia de su clase, su actividad cooperativizada es doble o plural, cumpliendo las finalidades propias de diferentes clases de cooperativas en una misma sociedad, según acuerdo de sus Estatutos y con observancia de lo regulado para cada una de dichas actividades. En dichos casos, su objeto social será plural y se beneficiará del tratamiento legal que le corresponda por el cumplimiento de dichos fines”.
Teniendo en cuenta que somos personas interesadas en cooperativizar nuestra actividad tanto como sea posible, las posibilidades que nos da una cooperativa “polifacética” como es la integral serán mayores que cualquier otra opción.
Cooperativa como proyecto que practica la autogestión económica y política con la participación igualitaria de sus miembros.
Integral porque junta todos los elementos básicos de una economía como son producción, consumo, financiación y moneda propia y, al mismo tiempo, porque quiere integrar todos los sectores de actividad necesarios para vivir.
Las empresas sociales, profesionales y prosumidores pueden participar para intercambiar servicios internamente y vender fuera de la cooperativa, mientras que como consumidores todos los participantes podemos realizar compras conjuntas tanto a los socios de servicios de la cooperativa como de productos que vengan de fuera.
Así, pues, es una iniciativa de transición para permitirnos construir un modo de vivir satisfaciendo nuestras necesidades y contando con los recursos que podemos controlar.
El objetivo de esta idea es crear una forma jurídica que nos permita construir un espacio de relaciones económicas autogestionadas entre los participantes, que sea legal para permitirnos mantener nuestras actividades actuales y futuras y esté blindada contra los embargos privados o públicos y que minimice de manera totalmente legal, el pago de impuestos y seguridad social, todo protegiéndonos tanto como sea posible de la acción de la banca y del Estado.
Su base es la iniciativa local, de manera que puede agrupar diferentes modelos de actividad:
  • Las productivas de interés social existentes o futuras. Empresas de pocos trabajadores
  • Las de servicios, (Sanitarios, jurídicos, dependencia, artísticas deportivas ….)
  • Empresas pequeñas,
  • autónomos,
  • Otros tipos de cooperativas
  • Asociaciones de toda índole,
Como objetivo central: construir un entramado de relaciones económicas que prime la cooperación y la equidad entre personas y empresas sociales,. Que sea un espacio para promocionar los bienes y servicios realmente necesarios para nuestro día a día y promueva nuevos proyectos vinculados a estas necesidades reales. Siendo de mucha importancia los productos locales y ecológicos.
Así pues es una forma jurídica legal de transición para permitirnos construir, desde el ámbito más local, una manera de vivir donde avanzamos a no tener dependencias de los poderes económicos y políticos de este sistema capitalista. El origen de la protección que nos da la cooperativa es que el capital social que se aporta como socio, ya sea en su parte obligatoria o voluntaria, no es embargable si se embarga al socio, porque así lo determina la ley que por estas características la diferencia de otras formas como las asociaciones, los autónomos, las sociedades limitadas y las anónimas. Por ello, los bienes y dinero que hay en una cooperativa sólo se pueden embargar si se embarga a la cooperativa por sus propias deudas, no por las deudas de sus miembros.
La cooperativa nos permitiría como objetivos más concretos a corto plazo, damos una respuesta colectiva a la crisis :
  • Reducirmos nuestros gastos en euros.
  • Reducir el precio de los productos necesarios a través de las compras colectivas.
  • Damos una opción de venta directa a los y las productoras.
  • Damos una salida de autoempleo digna e ilusionante a personas que están en paro.
  • Facilitamos una salida económica colectiva a las personas que por el motivo que sea han llegado a ser insolventes de cara a la banca o el estado y poder vivir con toda normalidad, trabajando y consumiendo de manera autogestionada, sin preocuparnos por los embargos de las deudas anteriores. Para hacerlo, tendríamos que asumir que la cooperativa no se podría endeudar, de forma que su patrimonio, que seria nuestro patrimonio común, sería imposible de embargar legalmente.
  • Damos una opción de ahorro comprometido a todas las personas.
  • Ayudarnos a crecer con modelos de intercambio (moneda social, trueque) basado en la confianza mutua.
    1. Composición. ¿Quien podrá ser miembro?
  • Legalmente, cualquier persona individual o jurídica. En cuanto a la cooperativa de consumo, cualquier persona física puede participar y en cuanto a la cooperativa de servicios, cualquier persona con actividad económica sea persona individual o jurídica lo puede hacer.
Aquellas personas que ya tengan una iniciativa económica en ejecución, la cooperativa integral es un espacio muy adecuado para empezar nuevos proyectos.
Para aquellas personas que estén buscando trabajo o no tengan liquidez en €, puedan realizar tareas que sean útiles al colectivo, en el marco de las necesidades cooperativas y comunitarias, y que se puedan remunerar suficientemente en moneda oficial como para responder a los gastos que pueda tener la persona en concreto.
Las compras colectivas se podrán realizar para solucionar las necesidades básicas en el ámbito de la alimentación, dándole importancia a la ecológica, pero teniendo en cuenta solucionar también lo que todavía no lo es, promocionando una central de compras.
TIPO DE SOCIOS.
Pueden ser:
a) Socio de servicios: sería aquel sujeto con actividad económica ya legalizada que participa de la cooperativa integral para tener intercambios económicos con otros socios, pero que no utiliza la cooperativa para realizar facturas en el exterior.
b) Socio autónomo: sería aquel sujeto que participa en la cooperativa integral tanto para tener actividad económica hacia el exterior en euros, como para tener intercambios económicos con otros socios en euros y moneda social.
c) Socio prosumidor: sería aquel sujeto que sólo hace intercambios económicos con otros socios en euros y moneda social.
d) Socio de consumo: se entiende que los socios anteriores también son a la vez socios de consumo. El socio "sólo" de consumo "se caracteriza por pagar una cuota en euros, recibir moneda social y consumir con ella dentro de la red, beneficiándose de los derechos que tiene cualquier socio de los anteriores.
e) Socio registrado. Es un tipo de socio que no paga cuota, pero que por su actividad es necesario que conste en el registro de socio sin que ello le suponga derechos ni deberes de cara a la cooperativa.
Todos los socios pueden ser socios individuales y socios colectivos, lo que puede afectar a parte del tipo de socios-las cuotas que deban pagar.
Las Cuotas y aportaciones económicas de LOS SOCIOS Y SOCIAS, se decidirán en asamblea por los que participan.
Las cuotas de los socios individuales y colectivos en euros permitirán recibir la misma cantidad en moneda social. Una segunda opción será pagar las cuotas en moneda social.
Cuota de socio autónomo: será en función del nivel de actividad económica según un prorrateo que definirá la comisión de gestión económica. A partir de los 25 euros se podrán pagar hasta el 50% de la cuota en moneda social.
Servicios comunes
A partir de un presupuesto de la comisión económica, y teniendo en cuenta que hará falta personas que se dediquen profesionalmente, (puede ser rotativo o como se decida), se derivarán cuotas que pagarán todos los miembros de la cooperativa que puedan hacerlo y que facilitarán el pago de esta y de otros gastos comunes. Las cuotas serán proporcionales a la actividad que hace cada cual y se decidirán por asamblea.
De momento está la gestión económica, las herramientas de internet a nivel de usuario (webs, listas, correos e-...) y la coordinación de las centrales de compras.
Los servicios comunes pueden autofinanciarse en algunos casos, si pueden funcionar por intercambio que dependerá de las cuotas en moneda social de los asociados.
Dado que algunos participantes la cooperativa ha servido para reducir muchos gastos, como los de gestoría, no debería representar ningún problema cumplir este punto.
Monedas sociales como modelo de intercambio.
Las monedas sociales que utilizará la cooperativa integral serán algunas de las monedas sociales locales o comarcales (LA OSEL). Utilizamos el sistema CES que permite de manera muy sencilla la compra-venta en moneda social virtual .
Núcleos locales.
La cooperativa es de ámbito autonómico, y quiere vehicular su presencia en el territorio a través de núcleos locales, que puedan funcionar con autonomía incorporando todo tipo de socios y de personas que formen parte de las diversas comisiones de trabajo, especialmente las más imprescindibles como son las de gestión económica y apoyo al autoempleo.
A nivel de funcionamiento, se recomienda un máximo de 100 socios, de forma que sea fácil reunirse y las personas que participan se puedan conocer personalmente. La generación de confianza entre los participantes es importante y por esto no sería adecuado crecer más, todo pensando en promover que cada vez los miembros de una cooperativa puedan vivir más cerca los unos de los otras.
  1. Como funcionarían a nivel de gestión económica.
Se facilita autonomía en el funcionamiento diario en cada uno de los proyectos productivos y organizarla de una manera que los problemas de un proyecto no afecten a los otros proyectos.
Podremos ser insolventes y parados como personas, según el sistema y el marco jurídico vigente, pero a la vez podremos vivir con toda normalidad, trabajando y consumiendo de manera autogestionada, sin tener que preocuparnos por los embargos de las deudas anteriores o futuras.
La gestión de la actividad económica en moneda oficial (en la Union Europea en Euros) estaría enfocada a facilitar, de manera practica, que los miembros de la cooperativa que la utilicen para trabajar puedan hacer un uso que no perjudique a la cooperativa ni a sus miembros pero que a la vez los permita tener una actividad productiva autónoma.
Cada persona o empresa con actividad productiva autónoma abriría una cuenta a nombre de la cooperativa con qué estaría autorizada a operar para cobrar de sus clientes y pagar a sus proveedores.
La manera en que funcionamos protege legalmente a los que integran de la cooperativa para que cada uno de nosotros protege la cooperativa en una relación de reciprocidad por el bien común.
La comisión de gestión económica se encarga de organizar y mantener estos y muchos más elementos para que la cooperativa funcione. Esta comisión dará apoyo legal y de gestoría a sus miembros y hará un seguimiento cercano y haría seguimiento porque ninguna cuenta corriente se pudiera convertir en un problema por el conjunto de la cooperativa.
Se crearán cuentas unitarias como cooperativa gestionados directamente por la comisión económica, que se encargará de efectuar los cobros a los responsables de cada gasto.
Se usarán para las compras colectivas y también se podrán domiciliar recibos personales. Para quienes necesite domiciliar recibos habrá una cuenta conjunta de la cooperativa. De este modo la cooperativa podrá negociar y gestionar de manera unitaria cualquiera recibo que depositen sus miembros, sea de electricidad agua o teléfono. Habrá formación y sinergías en la reducción del consumo de agua y energía y en el uso de herramientas que reduzcan los gastos económicos cotidianas (por ejemplo telefonía por internet, etc.) .
Habrá una comisión de ”autoempleo” que se dedicará a dar formación, apoyo o acompañamiento según haga falta, para que la persona pueda realizar tareas que sean útiles a la colectividad, en el marco de las necesidades cooperativas y comunitarias, y que se puedan remunerar suficientemente en moneda oficial como para responder a los gastos que pueda tener la persona en concreto.
Hasta ahora hemos hablado de “la economía de supervivencia”, es decir, aquella que necesitamos mientras que no podemos salir completamente del sistema capitalista que nos obliga a utilizar su moneda para pagar algunas de nuestras necesidades básicas.
Ahora hablamos de la otra vertiente que en el fondo es la más importante que la cooperativa puede potenciar, sobre todo a la larga: El Aprendizaje a gestionar nuestras Necesidades con los Recursos Cercanos, Renovables y Saludables.
1º.- Deberán ser diferenciadas las necesidades básicas del resto de necesidades. Necesidades como el techo, la alimentación, la salud, la educación y la equidad se deberán defender como un asunto de primera prioridad. En este sentido, la cooperativa intentaría funcionar como realmente lo debería hacer una “institución pública”, es decir preocupándose por la vida digna de sus ciudadanos.
2º.- Se promovería el intercambio gratuito de objetos, con la base que las cosas no son de nadie sino de quien hace uso, hasta que ya no lo necesita.
De este modo se iría creando un espacio dónde no serán las cosas los que se intercambiará, sino que lo que se hará será intercambiar el tiempo que es un bien escaso y el principal patrimonio que tenemos cada una.
Un grupo de trabajo se encargará de dinamizar esta parte de economía sin dinero de la cooperativa integral.
3º.- Serian los intercambios con otras cooperativas integrales y otros proyectos afines que no son parte de la cooperativa.
De este modo habría mucha flexibilidad y capacidad de responder, pues no sería sólo un intercambio entre personas sino un intercambio entre organizaciones numerosas que como tales tienen una capacidad de respuesta importante.
  1. La cooperativa integral como escuela de autogestión y cooperación social
Participar en una cooperativa integral es apostar por una nueva forma de vida en que la cooperación sustituye a la competencia como máxima que guía nuestros actos. Este proceso no fluirá sin estorbos, tenemos sentimientos de desconfianza y materialistas muy
interiorizados y será normal que cueste, pero es un proceso que ya es inaplazable ante el colapso del sistema actual y la carencia de soluciones que ya están experimentando las personas que han quedado excluidas debido a esta crisis.
  1. Pasos para poner en marcha una cooperativa integral.
Dado que se trata de compartir muchos aspectos de nuestra vida (empezando por la producción y la necesidad económica, pero yendo mucho más allá), lo más importante de cara a empezar una cooperativa integral es agruparse, en la medida de lo posible, a partir de afinidades. Haría falta que grupos de entre 4 y 8 personas que ya tienen un conocimiento y confianza en común, se apunten como “núcleo o grupo afín”
Es importante es la proximidad territorial. Estamos creando un núcleo de autogestión cotidiana, y por lo tanto, las personas con quien te apuntes deben convivir al menos en el mismo barrio o pueblo.
Cuanto más proximidad territorial, mejor; si fuéramos todos de la misma isla de casas sería ideal, pero sabemos que para combinar los dos criterios debemos partir de la realidad y con ser del mismo barrio o pueblo ya será bastante bien para empezar.
A partir de aquí facilitaremos que la gente próxima se pueda empezar a poner en contacto porque cuando sean suficientes se puedan conocer en persona y empezar el proceso de creación.
En este inicio se tendrán que atar también todos los aspectos jurídicos y legales de manera que sirva de paraguas para los que la inician y los que se vayan sumando.
Compartir la situación de actividad profesional, laboral y en algunos aspectos personal, los intereses en cuanto al proyecto y las necesidades de cada participante.
La comisión económica que harár un presupuesto de todos los movimientos que irían con moneda convencional y de lo que haría falta aportar al bote común para financiar los gastos compartidos.
Se deberá decidir sobre las cuotas que debe aportar cada persona o grupo según su situación y si aparecen problemas o tareas concretas que requieren invertir tiempo, se tendrán que resolver, en un principio, con el tiempo de las personas que no tienen trabajo por ejemplo y a partir de aquí, una vez que sobre el papel la economía pueda funcionar, se irán constituyendo los otras elementos básicos de la cooperativa: como la comisión de consumo consciente, la comisión de autoempleo y progresivamente también las relaciones económicas sin dinero.
EN CONCLUSIÓN.
La cooperativa integral es una propuesta Holística que nos abre a una nueva manera de hacer, una experiencia colectiva en que todos los miembros son protagonistas de forma directa e indirecta, Tenemos la oportunidad de organizarnos de forma libre y consciente si actuamos de manera conjunta y con determinación.
La cooperativa pretende dinamizar soluciones a nuestra realidad sin perderse en los laberintos de la burocracia o el politiqueo, es un entorno que presta especial atención al hecho consciente para llegar a tener una identidad propia y libre, queremos crecer y sembramos, queremos amar y bailamos , queremos soñar y jugamos, queremos ver bonito y esculpidos en la nada ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada