sábado, 27 de mayo de 2017

Temas, niveles de conflicto y estilos de comunicación

Una de las cosas que vuelve confuso un proceso de grupo suele ser los distintos niveles en los que se desenvuelve el proceso. El tema del que se discute forma parte de la realidad consensuada, pero también suele haber una interacción emocional entre las personas que trae elementos del proceso secundario del grupo. Por último, el nivel de la esencia suele estar igualmente presente como una experiencia impersonal, simbólica, de gran profundidad y difícil de describir.
Estos diferentes niveles de experiencia tienen diferentes maneras de procesar lo que está ocurriendo y también diferentes estilos de comunicación. Mientras que en el nivel de la realidad consensuada se habla de hechos, historias y acontecimientos externos, la interacción entre las personas puede ser emotiva, variable e íntima. Por su parte, el conflicto en sí mismo y los roles proceden de un nivel más profundo que se manifiesta a través de determinadas señales que sólo se captan con la segunda atención. Debemos estar atento a los diferentes niveles de experiencia, nombrarlos y hacerlos conscientes para el grupo cuando surjan.
Igualmente deberás notar y diferenciar los diferentes niveles de opresión que se pueden dar y trabajar en uno u otro según la necesidad del momento:
Es necesario notar y diferenciar los diferentes niveles de opresión cuando éstos surgen:
  • Nivel interior (necesidad de trabajar en la opresión interna)
  • Nivel de las relaciones (necesidad de trabajar en las interacciones que aluden a relaciones, es conveniente notar las barreras, las dobles señales, los temas de rango, etc.)
  • Nivel grupal (necesidad de trabajar en la marginalización que el grupo hace de ciertos aspectos de sí mismo, como las diferencias en los estilos de comunicación, diferencias idiomáticas, de dinero, etc. diferencias en valores y actitudes, diferencias en opiniones y creencias)
  • Nivel sistémico (lo económico, las reglas, las políticas, las leyes, los medios de comunicación, etc.).

domingo, 12 de marzo de 2017

El Triangulo del poder:

El campo grupal se equilibra generando roles como interdependientes unos/as de 

otros/as.
Víctima-----salvador/a-------autoritari@

 

 
  • El/La autoritari@ abusa de su rango consciente o inconscientemente (yo gano tu 

    pierdes) ataca para protegerse de sus miedos y es en realidad un mecanismo de 

    defensa. Busca obediencia, amenaza, imperativos, ordenes...

  • El/La salvador/a actúa con compasión pero manipula, controla a corto plazo para 

    sentirse importante, es un rol muy adictivo, cuidado, porque se expone y puede pasar a 

    rol chiv@ expiatori@ y pagar los platos de ambas partes.

  • La víctima piensa “yo no estoy bien y tú estás bien”, se siente incapaz y busca que le 

    cuiden. Utiliza un lenguaje muy negativo, impotente, se rechaza, incapacidad para... .
Esta estructura parece estar presente en muchos grupos y ocasiones (familia, trabajo, 

amig@s, soci@s, etc.).
 
Con un cambio de actitud1, el triángulo del poder se puede transformar en el triángulo del 

descubrimiento. El autoritari@ si se hace consciente de su rango y pasa a hacer un uso 

transparente de él, se puede transformar en quien utiliza su poder para el bien de tod@s, 

abandona las amenazas y los resentimientos, expone claramente sus razones para hacer 

las cosas y solicita y respeta el punto de vista de la otra persona. La víctima que se hace 

consciente de su situación y pasa a hacer un uso transparente del poder (que no olvidemos 

también tiene) se convierte igualmente en un líder: utiliza su poder para el bien de tod@s 

convirtiendo su oposición y crítica en algo útil y constructivo, utiliza incluso la situación más 

difícil como una oportunidad para aprender y celebra su capacidad para encontrar su 

propio camino. Por último, el/la salvador/a que se llena de humildad y compasión y actúa 

desde ahí con autenticidad y transparencia se convierte en un verdadero facilitador/a, en un 

élder: acoge indistintamente a ambas partes en conflicto, observa la situación global y 

considera cuánta ayuda es, o no es, adecuada; interviene lo justo y su papel pasa incluso 

desapercibido.
 
¿Quién debe llevar la iniciativa en este juego para pasar del triángulo del poder al triángulo del descubrimiento? Quien antes tenga consciencia de ello. Con mucha probabilidad, las víctimas, porqué como dice Paolo Freire en Pedagogía del oprimid@: “La gran tarea humanista e histórica de l@s oprimid@s consiste en liberarse a sí mismos y liberar a los opresores. Est@s, que oprimen, explotan y violentan en razón de su poder, no pueden tener en dicho poder, la fuerza de la liberación de l@s oprimid@s ni de sí mism@s. Sólo el poder que renace de la debilidad de l@s oprimid@s será lo suficientemente fuerte para liberar a amb@s”.
Cuanta más coraza, más dolor y más resistencia. Es mejor que aceptemos los roles y 

juguemos con ellos, así aceptamos mejor el conflicto sin temor. Es importante hacer el 

conflicto visible, sacarlo a la luz, allí donde nos enseña lo que no deseamos oír pero 

necesitamos saber.

Tenemos la responsabilidad de resolver los conflictos, y saber reaccionar ante ellos cuando 

nos vemos impotentes en un conflicto con ira, rabia, vergüenza, etc... Atreverse a ser 


OJO, porque también hay conflicto desde la indiferencia o la anestesia, pasividad, 

 ignorando el dolor de l@s oprimid@s. Tomemos conciencia de cómo se utiliza el poder y 

el  rango. ¿Hay miedo?